El IRS busca aumentar su control sobre las criptomonedas

 

 

El aumento del valor de Bitcoin y otras criptomonedas ha despertado en muchos la preocupación por esta burbuja. Es fácil comparar la burbuja de esta moneda virtual con la de las puntocom del año 2000 que finalmente acabó con los especuladores.

Pero la preocupación más grande sobre las criptomonedas puede ser el daño que pueden causar, a la larga, a las finanzas gubernamentales por medio de ingresos tributarios perdidos.

La tecnología detrás de las criptomonedas, conocida como blockchain, se basa en el anonimato: las transacciones son públicas pero están vinculadas sólo a un correo electrónico y no se sabe quién es el titular real de esta cantidad de dinero. Esta es una gran parte del atractivo de la tecnología blockchain.

Pero el anonimato también el principal factor que favorece la economía sumergida, la cual ahora es manejada en gran parte con dinero en efectivo. La economía sumergida es una fuente significativa de pérdida de impuestos. El Servicio de Impuestos Internos estima que pierde alrededor de US$ 500 mil millones anuales debido sólo a los salarios no reportados. Y la economía subterránea en los Estados Unidos, se estima que puede alcanzar el 8,4 por ciento de la producción, lo cual es relativamente una cifra pequeña en comparación con la de otros países.

Las criptomonedas pueden ser la nueva cuenta bancaria suiza

Si las criptomonedas reemplazaran al dinero en efectivo como el método anónimo preferido de intercambio, podrían expandir significativamente la economía subterránea porque son mucho más convenientes que el efectivo. No hay necesidad de visitar un cajero electrónico, y usted puede pagarle seguramente a la gente sin importar su ubicación. El bitcoin podría ser la próxima cuenta bancaria suiza.

El I.R.S. entiende esto, por lo que ha estado presionando para romper el anonimato de las criptomonedas. En noviembre, convenció a un juez federal para que ordenara a Coinbase, una popular casa de cambio de Bitcoin, revelar la identidad de los clientes de más de 14.000 cuentas (que representan casi nueve millones de transacciones).

El I.R.S. puede observar todas las transacciones entre A, B y C en el blockchain de Bitcoin, pero no puede refutar que B y C son contrapartes de “plena competencia” (es decir, independientes y no colusorios).

Es inconcebible que el gobierno simplemente aceptaría pérdidas de ganancia enormes de una economía subterránea mayor y de evasiones de impuestos sobre ganancias de intercambio comerciales. La única pregunta es cuán brusca sería la respuesta.

Un manejo sería que el gobierno aceptara la dificultad de gravar directamente las transacciones de criptomonedas y compensar las pérdidas de ingresos mediante el aumento de las tasas impositivas. La economía básica de los impuestos nos dice que las pérdidas económicas derivadas de los impuestos aumentan exponencialmente con la tasa impositiva, por lo que esta respuesta transformaría las pérdidas de ingresos en un producto interno bruto más bajo.

Más generalmente, aplicar mano dura contra la evasión de impuestos requerirá que la comunidad aprenda a confiar en el gobierno. Dado que esto va en contra del espíritu mismo del movimiento de las criptomonedas, plantea el desafío más difícil, pero no por eso menos necesario.

Comments (0)

Leave Comment