Las Universidades americanas en los Papeles del Paraíso

Más de 100 universidades y facultades de EE. UU tienen intereses y patrimonio offshore por lo que pagan poco o ningún impuesto. Además, buscan hacer crecer sus ya cuantiosas riquezas lejos del escrutinio público, según los Papeles del Paraíso.

Con una dotación combinada de más de 500 mil millones de dólares los documentos filtrados muestran que las universidades se han convertido en importantes piezas del juego offshore. En contraste con el discurso abierto propugnado por muchos prestigiosos cargos de educación superior, las inversiones se realizan con frecuencia en entidades secretas que les ayudan a minimizar su contribución al erario.

Lo más polémico es que algunos de los fondos offshore se invierten en industrias que contaminan, a pesar de que las principales universidades estadounidenses desempeñan un papel clave en la lucha contra el cambio climático.

En total, 104 universidades y facultades de los EE. UU. son nombradas en los documentos de la firma de abogados Appleby ubicada en Bermudas, cerca de Estados Unidos. Incluyen instituciones de la Ivy League como Princeton, así como algunas de las escuelas estatales más conocidas de los Estados Unidos, como Rutgers en Nueva Jersey y Ohio State.

Cuatro instituciones educativas muy prestigiosas están en los archivos: Columbia, Princeton, Stanford y la Universidad de Pensilvania. Todos ellos, tienen reservas de 73 mil millones de dólares.

Los archivos de Appleby enumeran 45 estructuras offshore, incluidos los fondos de capital privado y de cobertura (hedge funds), principalmente ubicados en Bermuda y las Islas Caimán.

LA INVERSIÓN SECRETA DE LA UNIVERSIDAD NORTHEASTERN

A pesar de los ideales y objetivos del la Universidad Northeastern situada en Boston, que incluyen buscar soluciones al aumento del nivel del mar y la contaminación, esta institución es una de las 12 universidades y facultades más importantes de EE. UU. nombradas en los Paradise Papers como inversores en EnCap Energy Capital Fund IX-C, un fondo de cobertura domiciliado en las Islas Caimán.

El fondo actúa como alimentador de una subsidiaria con sede en Houston, Texas, EnCap Investments, una de las compañías de capital privado más grandes del mundo, que se describe a sí misma como el «proveedor líder de capital de riesgo para compañías independientes de petróleo y gas».

Las instituciones académicas que han invertido dinero en EnCap incluyen escuelas estatales como Alabama, Rutgers y el estado de Washington (WSU), e instituciones privadas como Syracuse University y Reed College.

La inversión secreta de Northeastern es un respaldo financiero agresivo a las industrias emisoras de carbono que ha sorprendido a los miembros de DivestNU, una coalición de grupos estudiantiles que hacen campaña por un campus sin combustibles fósiles.

En la Universidad de Pittsburgh, otro inversor en EnCap en las Islas Caimán, los estudiantes han aprendido que aproximadamente un tercio de su dotación de 3.mil millones de dólares se invierte directamente en las industrias de combustibles fósiles.

Comments (0)

Leave Comment